sábado, 18 de mayo de 2013

LA NUEVE: Los Españoles Olvidados



Por los Campos Elíseos, los primeros: ESPAÑOLES
A quien haya visto el film “¿Arde París?” (René Clément, 1.966) quizá le choque el hecho de que los semiorugas que desfilan por las calles parisinas tras la liberación lleven estarcidos nombres tan hispanos como “Brunete”, “Belchite”, “Teruel” o “Ebro”… Y es que los primeros en entrar en la capital francesa, aquel año 44, no fueron los americanos. Ni siquiera los propios franceses, sino un grupo de españoles. Tan al margen de toda ideología política como se enfocó el tema de los Laureados de la División Azul, ésta es su apasionante historia…

El nombre de "LA NUEVE" fue asignado popularmente a la 9ª Compañía de la 2ª División Blindada de la Francia Libre, (ésta conocida también como la División Leclerc). Se trató de una compañía bastante destacada al estar formada casi íntegramente por unos 150 republicanos españoles bajo mando francés, aunque en la Leclerc también estaban enrolados y dispersos otros soldados de origen español en diversas compañías.

El 24 de Junio de 1.940, el III Reich vencía a Francia y le imponía el Armisticio tras una campaña de 40 días. Mientras tanto, los puertos del África Occidental Francesa en Marruecos, Argelia y Senegal eran un caos, pues miles de refugiados se amontonaban en los muelles. Entre estos había muchísimos exiliados republicanos españoles de la Guerra Civil española que habían huido de España debido al triunfo del general Franco.

La Francia de Vichy no ocultaba su desconfianza y rechazo hacia los republicanos españoles mayoritariamente izquierdistas y, aunque no procedió a deportarlos masivamente hacia España, les obligó a elegir entre prestar trabajos forzados en la metrópoli, enrolarse en la Legión Extranjera Francesa o ser repatriados voluntariamente. Por motivos evidentes, la mayoría de los veteranos de la guerra eligió la segunda alternativa, pues tenían buenas razones para rechazar la última ante una muerte segura.

Así pues, la mayoría de españoles que se habían enrolado en la Legión Extranjera se unieron al movimiento de la Francia Libre, aprovechando la llamada de Charles de Gaulle en el 40 y, entre los reclutas españoles del Norte de África, fueron numerosos los que aprovecharon la ocasión para continuar, aunque bajo otra bandera, su lucha contra el fascismo. Tras los desembarcos aliados del 8 de Noviembre de 1.942, las autoridades de la Francia Libre instaladas en Argelia crearon inmediatamente el Corps Franc d'Afrique, un cuerpo regular destinado a combatientes no franceses y que estaba formado en gran parte por españoles.

Los españoles entraron en combate en este frente contra los restos del Afrika Korps, compuesto por tropas alemanas e italianas, en Diciembre del 42 en Túnez. Durante la primera mitad de 1.943, los republicanos españoles lucharon con ardor en los riscos y desiertos arenosos de Túnez. Finalmente, el 7 de Mayo de ese año conquistaron la ciudad portuaria de Bizerta, siendo ésta su última actuación en África.

La División Leclerc blindada había nacido en Mayo del 43 bajo el mando del general Philippe Leclerc de Hauteclocque en el Chad centroafricano, actuando en apoyo a la Francia Libre. Estaba compuesta por 16.000 hombres, de los cuales a inicios de 1.943 unos 2.000 ERAN ESPAÑOLES. Después de que la Francia Libre tomara el control del Norte de África, los republicanos españoles integrados en las tropas francesas tuvieron la opción de escoger entre la División Leclerc (ya veterana de la Francia Libre) o las fuerzas del general Henri Giraud, (formadas por numerosos leales a Vichy que recientemente habían cambiado de bando). Ante esta situación, la gran mayoría de los españoles escogió la unidad de Leclerc. Si bien muchos soldados españoles pensaban que esta fuerza podría ser más tarde el núcleo de un renacido ejército republicano español, tal esperanza nunca se concretó y continuaron sirviendo como tropa extranjera firmemente adscrita a la Francia Libre (jamás como unidad autónoma de ésta). No obstante, se les permitió bordar en sus uniformes franceses la antigua bandera tricolor republicana.

El Guadalajara
La División Leclerc se denominó oficialmente "2ª División Blindada" y su 9ª Compañía fue más conocida como "La Nueve" o "La Novena", con el capitán francés Raymond Dronne al mando. La mayor parte de los españoles allí integrados eran socialistas, anarquistas, del POUM catalán o apolíticos hostiles a Franco, con unos escasos comunistas, mientras que otros simplemente llegaban como desertores de campos de concentración marroquíes y argelinos. Militares republicanos hubo en escasísimo número.

En Septiembre de 1.943, la División Leclerc fue transferida a Rabat en Marruecos, donde se la dotó de armamento procedente de los Estados Unidos: 160 tanques M4 Sherman, 280 blindados semioruga M3 y M-8 Greyhound, camiones Dodge, GMC, Brockway, Diamond y también muchos jeeps. Algunos de los nombres españoles que les dieron a los blindados fueron muy curiosos: Componían la unidad de mando un jeep con el nombre de "MORT AUX CONS" y el HT "LES COSAQUES". A la 1ª Sección de Combate pertenecían “DON QUICHOTTE”, “CAP SERRAT”, “LES PINGOÜINS”, “MADRID”, “GUERNICA” (arrastrando una pieza de 57 mm). A la 2ª Sección de Combate: “RESISTENCE”, “TERUEL”, “ESPAÑA CAÑI” (luego “LIBERATION”), “NOUS VOILA” y “EBRO” (arrastrando pieza de 57 mm). La 3ª Sección de Combate: “TUNISIE 43”, “BRUNETE”, “ALMIRANTE BUIZA”, “GUADALAJARA” y “SANTANDER[1] (arrastrando pieza de 57 mm). Junto a estos vehículos, rodaban unos cuantos camiones encargados del suministro y abastecimiento de La Nueve. Veteranos anarquistas intentaron nombrar a un carro de combate como su fallecido líder Buenaventura Durruti, pero los franceses no lo permitieron, por lo que le pusieron “Les Pingouins”. En los blindados manejados por los españoles se permitió también pintar la bandera tricolor republicana.
El Madrid

La División Leclerc, con la 9ª Compañía, se trasladó de Marruecos a Gran Bretaña. El 6 de Junio de 1.944 se llevó a cabo el Desembarco de Normandía, y aunque participaron algunos españoles dispersos en otras unidades aliadas, la 9ª Compañía se quedó en suelo británico. Finalmente la noche del 31 de Julio al 1 de Agosto la 9ª Compañía desembarcó en la playa de Utah al norte de la bahía de Carentan en Normandía. La División Leclerc, contando con "La Nueve", se encuadró dentro del III Ejército estadounidense liderado por el célebre general George Patton.

Las primeros enfrentamientos ligeros que tuvieron los republicanos españoles contra la Wehrmacht, se desarrollaron en sitios como Rennes, Le Mans, Château-Gontier y un papel muy destacable junto a los soldados estadounidenses en Alençon. El 7 de Agosto la 9ª Compañía sufrió su primer muerto en combate, el español Andrés García. El 12 de Agosto los Aliados quedaron sorprendidos ante la experiencia bélica de la 9ª Compañía, cuando los españoles capturaron a 130 prisioneros alemanes en Eccouché.

El 16 de Agosto la División Leclerc fue atacada por las divisiones de las Waffen SS Leibstandarte Adolf Hitler y Das Reich, las 9ª y 116ª Divisiones Panzer y la División de Paracaidistas, enzarzándose en una muy cruenta batalla: El 16 murió el español Constant Pujol abatido por la ráfaga de Schmeisser de un oficial alemán, por lo que su compañero Juan Castells le vengó vaciando el cargador de su pistola sobre el oficial. Al día siguiente, el 17, cayó Roberto Helios, durante un contraataque dirigido por el Stte. Campos contra unidades SS aisladas. Los días 18 y 19 el II Ejército británico de Montgomery llegó a la zona y lanzó un contraataque salvando a los soldados españoles de una masacre. Han sufrido 7 muertos y 10 heridos graves, pero ha sido un éxito táctico. Los españoles celebraron una misa en la iglesia de Eccouché en honor de los caídos: Y es que mucho de los anticlericales del 36, a fuerza de ver muerte y destrucción, se habían tornado en creyentes, pues quizá el último día de sus vidas fuera mañana y mejor reconciliarse con Dios…

La ciudad de París se sublevó contra los alemanes el 20 de Agosto de 1.944, y Charles de Gaulle insistió ante el mando supremo aliado para que tropas de la Francia Libre acudieran a liberar la capital francesa antes que la Wehrmacht decidiera luchar en las calles y destruyera estructuras urbanas fundamentales (puentes sobre el río Sena, redes de agua, edificios públicos) conforme lo había ya ordenado Hitler.

El Brunete por Alsacia
Primeramente el mando estadounidense, dirigido por Dwight D. Eisenhower, prefería atacar masivamente a las tropas germanas que se concentraban al norte de París y retardar la conquista de dicha ciudad. Pese a ello, De Gaulle ordenó a sus tropas aprovechar la revuelta de la Resistencia Francesa con el fin de tomar París y para ello fue elegida la División Leclerc. Precisamente en esta ocasión la 9ª Compañía española desempeñó un importante papel al formar la vanguardia de su División, siendo la primera tropa en penetrar en la urbe.

A las 21:22 horas de la noche del 24 de Agosto de 1.944, la 9ª Compañía irrumpió en el centro de París por la Porte d'Italie. Al entrar en la plaza del Ayuntamiento, el semioruga español "Ebro" efectuó los primeros disparos contra un nutrido conjunto de fusileros y ametralladoras alemanas. Después, los civiles que salieron a la calle cantando “La Marsellesa”, para su sorpresa constataban que los primeros soldados liberadores eran todos españoles. El jefe francés de la 9ª Compañía, Raymond Dronne, se dirigió hacia la comandancia del general alemán Dietrich von Choltitz para requerir la rendición.

Mientras se esperaba la capitulación final, los españoles tomaron al asalto la Cámara de los Diputados, el Hôtel Majestic y la Plaza de la Concordia tras sufrir un muerto. A las 3:30 horas de la tarde del 25 de Agosto, la guarnición alemana de París se rindió y fueron los soldados españoles quienes recibieron como prisionero a Von Choltilz, mientras otras unidades francesas también entraban en la capital. El general estadounidense Eisenhower remitió entonces parte de sus tropas para colaborar con los franceses. Al día siguiente, las tropas aliadas entraron triunfantes en París. Los españoles desfilaron frente a la Catedral de Notre Dame y posteriormente escoltaron al general De Gaulle por los Campos Elíseos. Los soldados españoles de la División Leclerc desfilaron llevando en sus estandartes los colores de la Segunda República Española (as posteriores protestas del régimen franquista fueron ignoradas por el gobierno francés).

Blindado Teruel
Tras la Liberación de París la guerra prosiguió. La 9ª Compañía abandonó la capital francesa el 8 de Septiembre para volver al frente. El día 12 los españoles obtuvieron un señalado éxito cuando hicieron prisioneros a 300 soldados alemanes al tomar la ciudad de Andelot. El 15 cruzaron el río Mosela y establecieron una cabeza de puente tras las líneas alemanas, donde tuvieron un enfrentamiento con heridos en Châtel-sur-Moselle.

El mando militar reconoció la importancia de la 9ª Compañía dentro del Ejército francés y el 26 de Septiembre De Gaulle en persona repartió las principales condecoraciones en la ciudad de Nancy: La Medalla Militar y la Croix de Guerre fueron entregadas al capitán francés Raymond Dronne, al subteniente canario Miguel Campos, al sargento catalán Fermín Pujol y al cabo gallego Cariño López.

La batalla por la recuperación de Alsacia comenzó en Noviembre; allí los alemanes destruyeron con un proyectil un tanque español donde iba el alférez Federico Moreno, aunque por suerte no hubo bajas. El 23 de ese mes, la 9ª Compañía española tomó la capital alsaciana de Estrasburgo, siendo ésta la última gran ciudad francesa perdida por las tropas alemanas. Cuando la 9ª Compañía cruzó el río Rin y se internó en suelo alemán, los españoles quedaron estancados por el frío invierno de -22ºC en el camino boscoso hacia Múnich. A lo largo de ese tiempo sufrieron unas 50 bajas por congelación y las bombas. Cuando se acabó el invierno la 9ª Compañía se puso en marcha de nuevo. La actuación más importante en esta etapa de la 9ª Compañía fue el 5 de Mayo de 1.945 al participar en la toma del Nido del Águila, el refugio final de Adolf Hitler en Berchtesgaden (de hecho, hay unas fotos muy controvertidas en las que aparece –para muchos historiadores- una bandera republicana colgada en la balconada de la fortaleza, aunque otros muchos analistas defienden que es la enseña francesa… Sea como fuere, los muchachos de “La 9” estuvieron allí).

La II Guerra Mundial terminó en Europa el 8 de Mayo de 1.945 tras la rendición incondicional de Alemania. Hasta ese momento la 9ª Compañía había sufrido 35 muertos y 97 heridos; sólo 16 españoles seguían en activo al momento de llegar la paz, aunque muchos otros continuaban prestando servicio en otras unidades del Ejército francés. Tras la guerra, varios veteranos españoles quedaron en el Ejército francés, otros prefirieron desmovilizarse y permanecer como civiles en Francia. Amargamente, sus triunfos de combate no sirvieron para que pudieran volver a España ni ayudaron a la caída del régimen de Franco, como muchos de ellos proyectaban. Ante ello, los veteranos españoles continuaron como exiliados políticos durante muchos años más. Fue una pena para ellos fueron grandes héroes de la Segunda República Española en el Exilio.
El Guadalajara por París

Los méritos de la 9ª Compañía española fueron reconocidos por los historiadores especializados, pero gran parte de la historiografía francesa prácticamente ignoró su gran importancia en el episodio concreto de la Liberación de París (tratándola como un evento exclusivamente francés). Los historiadores españoles estudiaron a la 9ª Compañía ampliamente sólo después de la caída del franquismo, cuando se reconoció a esta unidad por su destreza y valor. Hubo que esperar a Agosto de 2.004 para que la ciudad de París realizara un homenaje adecuado a los españoles de la División Leclerc que tanto habían contribuido con su liberación sesenta años antes. Para tal efecto se desveló una placa conmemorativa junto al río Sena en el Quai Henri IV. El 25 de Agosto del 2.012, durante la celebración del LXVIII aniversario de la Liberación de París, una bandera republicana participó en dicho acto a modo de reconocimiento del papel de La Novena en la liberación de la ciudad, siendo reconocido este hecho en el discurso del Presidente de la República francesa, François Hollande.


El valor no entiende de ideologías… Y de eso, precisamente de valor, los españoles sabemos mucho.


[1] El capitán Joseph Putz, antiguo oficial francés de las Brigadas Internacionales, fue el que autorizó a que las tanquetas de la Nueve enarbolaran los nombres de las antiguas batallas de la Guerra Civil (Guadalajara, Brunete, Teruel, Madrid, Ebro, Santander, Belchite…), pero prohibió que se pusiera ningún nombre de personaje político para evitar enfrentamientos entre sus hombres. Sin embargo, todos aceptaron unánimemente rendir homenaje al almirante Buiza, a Guernica, a Don Quijote, además de España cañí. Otros half-tracks de la Nueve recibieron nombres franceses. Dos miembros españoles de la Nueve, Maturana y Bamba, buenos dibujantes, fueron los encargados de escribir los nombres sobre los vehículos. Don Quijote fue escrito en una mezcla de español y francés, Don Quichotte

2 comentarios:

  1. Excelente artículo de unos héroes españoles hasta hace poco ignorados. Bravo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario Óscar. Intentamos que no se quede en el olvido tanta historia nuestra, independientemente de bandos y banderías. Y es que la ingratitud y el olvido, nos tememos, son males patrios. Un cordial saludo, y espero que puedas seguir disfrutando de otros artículos interesantes que hay ya por el Blog, y otros que vengan.

      Eliminar