martes, 11 de junio de 2013

EL CAPITÁN URBANO: UN LEÓN LEONÉS.


Las heroicidades no son sino sucesos extraordinarios llevados a cabo en épocas extraordinarias por hombres y mujeres ordinarios, que –a su vez- se convierten en extraordinarios gracias a estas proezas… Éste es uno de esos casos, sucedido en las estepas rusas.

Urbano Gómez García (1.917-1.996) era falangista de  la Vieja Guardia leonesa. Sirvió en la Legión como teniente y capitán. Se alistó a la División Azul en Octubre de 1.942, pasando a mandar la primera compañía del Regimiento 263. Su madrina de guerra fue Pilar Primo de Rivera, que le obsequió con un banderín rojo y negro. Su unidad partió al frente de Leningrado y allí participó en la batalla de Krasny Bor.

El capitán Urbano recibió instrucciones para presentarse en Rakkelevo. El general Esteban Infantes le ordenó que su compañía tomara posiciones para romper el avance soviético y se reforzara con soldados españoles de unidades diezmadas, como rompeolas del avance soviético y repesca de elementos españoles en retirada. Las tropas del capitán Urbano cubren un frente de un kilómetro y medio al norte de Rakkelevo.

A la caída de la tarde del día 11 de Febrero, en las proximidades de Staraya Mysa, aldea ocupada por el Ejército Rojo, el capitán Urbano ve avanzar un grupo de carros de combate. El oficial legionario ordena cubrirse a sus hombres, él avanza agazapado en la nieve. Se levanta, cruza una cerca de madera y zigzaguea hasta el primero de los carros de combate con la estrella roja, mientras silban sobre su cabeza los disparos de los guripas que cubren su audacia. El capitán se arroja tras un pequeño ventisquero hasta tener cerca un tanque ruso, salta de su refugio, se apoya en el eje de una de las ruedas de la oruga de la mole de acero, se iza, abre la escotilla de la torreta y arroja dentro el racimo de granadas. Sale de allí raudo, iluminado por un relámpago azul. La explosión hace vibrar el aire, levanta la nieve y distribuye metralla. Pero aquí no concluye la proeza del capitán. Inmediatamente después incendia otro carro. Está herido pero, a la luz de las llamaradas, ve girar y replegarse el resto de los mastodontes rusos. El capitán Urbano es hospitalizado y pide volver al frente.

Al disolverse la División Azul, se alistó a la Legión Azul como capitán de infantería ayudante del coronel Antonio García Navarro. Combatió a las hordas de Stalin hasta Mayo de 1.944, cuando fue repatriado a España donde se dedicó a la agricultura, hasta su fallecimiento, acaecido en 1.996.

JEFATURA DE LA LEGIÓN AZUL:
Jefe:
Coronel de Infantería, diplomado en EM, Antonio García Navarro.
Segundo Jefe:
Teniente coronel de Infantería Modesto Sáez de Cabezón.
Ayudante del Coronel: Capitán de Infantería Urbano Gómez García.
Ayudante del Teniente Coronel: Capitán de Infantería Víctor Lago Román.

Los españoles pertenecientes a la División Azul y a Las Escuadrillas Azules, como integrantes de pleno derecho, pertenecientes a la Wehrmacht, fueron acreedores de todas las condecoraciones que esta otorgaba a los miembros pertenecientes a las Fuerzas Armadas alemanas (Cruces de Hierro de 1ª y 2ª Clase, Placas de Herido, Placas Asalto General y/o Asalto de Infantería, Medalla del Frente del Este…). Se sabe del Capitán que fue uno de los combatientes más aguerridos, como lo testimonia el número de condecoraciones obtenidas en el frente así como de los más comprometidos con la causa de la División- fueron muy numerosos los viajes y entrevistas que puedo realizar a todos los niveles, para tratar de conseguir la continuidad de la División después de su prevista salida del frente-. Y una de las condecoraciones que más respeto y admiración causaba era una pequeña franja plateada cosida en la manga derecha de la guerrera… Y el Capitán Urbano no poseía una de esas bandas, sino DOS.
 
La Panzervernichtungsstreifen -insignia de destrucción individual de carros- fue instaurada el 9 de Marzo de 1.942 para recompensar al autor de una destrucción individual de un vehículo blindado sin utilizar armas contra-carro específica, es decir, usando minas magnéticas, cocteles molotov... La insignia representa un Panzer IV de cañón corto sobre una banda plateada encuadrada entre dos líneas negras. Por cada vehículo destruido el autor debe añadir otra insignia a su manga. A las cinco destrucciones, se sustituía por una cinta idéntica pero en hilo dorado.

“-¡Capitán Urbano!
El coronel también le llama por su nombre de pila, como se le conoció en la División Azul y como se le conoce en la Legión a Urbano Gómez García, uno de los oficiales falangistas que se labraron, a precio de sangre, una leyenda de heroísmo en la batalla de Krasny Bor. El capitán luce en el uniforme la Cruz de Hierro de Primera Clase y dos distintivos de Cazadores de Carros en Lucha Individual. ¡Casi nada!

-A la orden, mi coronel.

-Quiero que distribuyan el equipo de invierno y se embalen los enseres, los instrumentos de radio, las centralitas telefónicas, los viveres, las municiones...Todo deberá realizarse sin pérdida de tiempo.

El coronel le ofrece un cigarrillo, da unos pasos hacia la estufa y, clavando sus ojos gris-azules en el capitán, le revela el porqué de la orden:
-Mañana partiremos en dirección al frente”.
                                                                 Extracto de la página 51 del libro de Fernando Vadillo: “Balada Final le la División Azul”.

Con la creación de la Legión Azul algunas de sus Banderas y Compañías tomaron como propios algunos nombres de los caídos en combate de la División, como en los casos de la 1ª Bandera de la Legión que tomó el nombre del Capitán Masip -caído en Posselok- o de la 2ª Bandera de la Legión que lo hizo del Capitán Huidobro, caído en Krasny Bor. El primer Guión lo podríamos haber encontrado también en el antiguo Museo del Ejército y este último parece que permanece en el Archivo Central del Servicio Histórico Militar en Madrid.


El Capitán Urbano contó también con el suyo, dando nombre, como otros jefes de batallones y compañías hicieron en su momento, a la que él mandaba. Se trata de un banderín de paño de seda, bordado de flecos. En el anverso y sobre el fondo con los colores nacionales rojo y gualda, lleva bordado un escudo con casco y emblema de la División Azul y dos machetes, dos palas cruzadas, un machete vertical y el lema "COMPAÑIA CAPITAN URBANO". En el reverso y sobre los colores de la Bandera de Falange, bordado el escudo de la División Azul con flechas y yugo, y en su centro la Cruz de Hierro con la esvástica y el lema "DIVISION AZUL- Rgto. 263-III Bón.". Asta de madera rematada con moharra en punta de flecha, regatón y asa de cuero. Su historia es muy peculiar; el entonces Capitán Urbano Gómez se incorporó a la División Azul a finales de Octubre de 1.942, siendo destinado al mando de la 11ª Compañía del II Batallón del Regimiento 263. Con este motivo, su madrina de guerra -Pilar Primo de Rivera- le envió este Banderín dedicado con su nombre a la Compañía por él mandada. Sin embargo a primeros de febrero de 1.943 pasó a mandar la 1ª Compañía del I Batallón del mismo Regimiento, y el día 13 del mismo mes cayó herido en Krasny Bor. Evacuado al hospital, allí fue donde recibió el Banderín. Una vez curado regresó al frente, pasando a mandar, el 14 de Abril, la 3ª Compañía del mismo Batallón y Regimiento hasta el 29 de Julio, fecha en que fue destinado a la 3ª Sección del Estado Mayor de la División. 


Al disolverse la División y crearse la Legión, se incorporó a ella como ayudante del Coronel García Navarro, permaneciendo en la misma hasta que ésta fue repatriada, llegando a España a primeros de Mayo del 44. El Banderín siguió las vicisitudes del Capitán Urbano, quien posteriormente lo entregaría, como he mencionado anteriormente, al Museo del Ejército de Madrid.

3 comentarios:

  1. Al menos cuando nos aprovechamos del trabajo de los demás lo honesto y honrado es citar la fuente. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por el retraso en contestar, pero tuvimos problema con el servidor de correo vinculado al Blog. A veces resulta complicado al hablar de ciertos temas no coincidir de alguna manera, y somos varios los miembros del Foro trabajando estos artículos. Por favor, si cree que hemos incurrido en algún tipo de plagio, cosa que nos sorprendería, rogamos nos lo haga saber, por este medio o por un privado en la página del Facebook. Muchísimas gracias y un cordial saludo.

      Eliminar
  2. Lo que no es ni HONESTO ni HONRADO es que vengan aquí a dar lecciones de nada desde la administración de Memoriablau, donde un administrador se dedica a editar y borrar post sin autorización de quien lo ha publicado; amén de insultar repetidamente en el foro a quien le apetece.

    ResponderEliminar